Aquí tienes una serie de recomendaciones y consejos que pueden resultar útiles para evitar que te roben el vehículo o alguno de sus componentes. Si bien, no existe ningún medio definitivo, si que se puede tratar de complicar la vida todo lo posible a los amigos de lo ajeno.


DOCUMENTACIÓN:

Los recientes cambios en la legislación española, permiten que llevemos en el vehículo fotocopias compulsadas de la documentación del mismo, en lugar de los originales. Es una medida importante a la hora de evitar que nos roben la documentación original.

ALARMAS:
Las alarmas son por definición, uno de los elementos más importantes en la protección de nuestro vehículo. Normalmente, es casi tan importante elegir una buena alarma, como conseguir que se vea desde el exterior que la tenemos. Me explico, si colocamos una alarma fenomenal, pero desde el exterior del vehículo no se ve, cuando quiera sonar será síntoma de que al menos nos han abierto la puerta del coche y por consiguiente tenemos algún desperfecto en el mismo. Una alarma completa debe de contemplar los siguientes sistemas; apertura de puertas, detector de movimientos de la carrocería, detectores interiores de ultrasonidos, aviso acústico de conexión-desconexión, pánico (posibilidad de disparar la alarma con el mando a distancia a nuestra conveniencia) y por supuesto una buena sirena y que se enciendan los intermitentes cuando se active, para facilitar la localización del coche.

GRABACIÓN DE LUNAS:
Hoy en día, cuando desaparece un coche, especialmente un 4×4 o un turismo de gama alta, probablemente su destino serán los países del Este o el Norte de África. Una de las técnicas que recomiendan algunas compañías de seguros, consiste en grabar sobre las lunas del coche la matrícula del mismo. Este procedimiento hace que a la hora de sustraernos el coche, los ladrones tengan que cambiar todas las lunas del mismo, lo cual complica la operación de cambiazo. Varias compañías de seguros ofrecen a sus usuarios este servicio de manera gratuita.

BARRAS PARA EL VOLANTE Y OTRAS UBICACIONES:
Los cepos para el volante son sin duda una ayuda a la seguridad, pero como todas las demás cosas, tampoco son infalibles. No merece la pena colocar uno demasiado caro, ya que los ladrones suelen decidirse por cortar el volante en lugar de meterse directamente con el cepo. Otros mecanismos son las barras entre la palanca de cambio y freno de mano, en el pedal de embrague y suelo, en estos casos el mas fiable es el nuevo amarre entre el pedal del embrague y el suelo del conductor, es un lugar en el cual el ladrón tiene dificultad de maniobra y se tendría que entretener mucho para librarse de el. En cualquier caso, esta claro que conseguiremos entretener un rato al ladrón de coches.

DESCONECTADORES DE BATERIA:
Es un sistema anticuado y no se si funcionará en los vehículos modernos. Consiste en colocar un dispositivo oculto que desconecta la batería del coche, evitando así, que este sea puesto en marcha sin el consentimiento de su dueño. Este sistema lo podéis utilizar para los vehículos más antiguos.

LLAVES CODIFICADAS:
Cada vez son más los vehículos que cuentan de serie con un sistema de llave codificada, esto quiere decir, que la llave lleva un código electrónico que el coche puede “leer”, de tal forma, que solamente la llave original puede poner el motor en marcha.

TORNILLOS ANTI-ROBO:
Cada día mas los vehículos llevan las llantas de aleación, lo que hace de las mismas un bocado apetitoso para algunos individuos sin conciencia… Existen en el mercado varios kits de tornillos especiales, que necesitan de una llave específica para desatornillarlos, normalmente cuando compras tu coche el fabricante te incluye estos tornillos, así que infórmate bien antes de hacer la compra para ver si te incluyen este sistema anti-robo. La forma de instalarlo es poner un tornillo anti-robo en cada rueda de nuestro vehículo, en sustitución de uno de los tornillos normales y es difícil que nadie nos robe una rueda. Pero no todo son ventajas: si un día nos olvidamos de llevar encima la llave maestra o se nos pierde, tampoco nosotros podremos sacar la rueda de su sitio.

RADIO-CDS:
En cuanto a los radio-cd, podemos decir que existen varios sistemas de protección que van desde el simple cd extraíble, el de carátula desmontable, los codificados y los de tarjeta, amén de algún otro sistema que seguramente se olvidara. Los extraíbles convencionales suelen resultar contraproducentes, si lo olvidamos puesto se puede levantar en un segundo aunque suene la alarma, normalmente lo dejamos en el maletero o bajo los asientos, pero los ladrones no son tontos y muchas veces abren un coche en el que se ve el hueco del radio, para mirar en esos lugares. También puede suceder que el radio no este “a bordo”, pero nos habrán reventado el coche para comprobarlo. Las carátulas extraíbles son eficaces, pero tenemos que ir a todas partes con la “maldita carátula”, que se puede romper o extraviar, por no decir que en verano (con la escasez de bolsillos) no hay en donde llevarla o que la podemos olvidar en casa, quedándonos sin oír la radio hasta que volvamos a por ella. Esto de no tener donde llevarlo en verano, lo tenemos resuelto con los de tarjeta extraíble, pero no todo lo anterior. Así pues, a mi modo de ver, la mejor opción es la siguiente: El radio bien amarrado en su sitio y a la vista, el que lo quiera sacar que lo trabaje, pero como es codificado y los ladrones los conocen (por si no los conocen, se lo haremos ver mediante unos adhesivos en la ventanilla), seguramente se irán a por uno más fácil y nosotros no tendremos que andar cargando con ninguna pieza del mismo cada vez que nos bajemos del coche.

PEGATINAS Y LEDS:
La mayoría de las alarmas y auto-radios actuales llevan unos adhesivos que se pueden colocar en las ventanillas en un lugar bien visible y es conveniente que parpadeé alguna luz en el salpicadero, que deje claro que la alarma esta conectada. Lo mejor es desanimar al ladrón, antes de que se decida a intentarlo.

OJO A LO QUE SE VE:
Bastantes tentaciones ofrece nuestro vehículo, como para acentuarlas dejando cualquier cosa a la vista en su interior. Cámaras de fotos, teléfonos móviles, bolsos o maletas, etc… son una auténtica golosina para los ladrones. Así que lo mejor es no dejar nada en el interior y en caso de tener que hacerlo, que por ningún motivo este a la vista.

CUIDADO EN DONDE APARCAMOS:
Busquemos siempre lugares lo más concurridos y bien iluminados que sea posible. Los ladrones tendrán que extremar precauciones y si se dispara la alarma tendrán menos tiempo para actuar. Nada de descampados, callejones oscuros o lugares desiertos por los que no pasa nadie durante horas.

ATENCIÓN A LOS PARKINGS:
Hay muchos casos de robos en parkings públicos y privados, ya que en esos sitios es fácil esconderse dentro de un vehículo y captar la señal de frecuencia que emite el mando a distancia de la llave para abrir y cerrar el vehículo.Por lo cual en esos sitios tan apropiados para este método es mejor cerrar y abrir nuestro coche manualmente con nuestra llave.

LOS SEGUROS, EL ÚLTIMO RECURSO:
Cuando todo lo demás falla, al menos que no tengamos que decir “lastima que no lo cubre el seguro”. La oferta de pólizas con amplias coberturas es enorme y no debemos de ser tacaños en este capítulo. El elevado valor que normalmente tienen los vehículos bien merece que protejamos nuestra inversión por todos los medios. Es importante tener en cuenta, cuando hacemos un seguro, que los accesorios del vehículo que no sean de serie en el modelo, deberán especificarse a la hora de suscribir la póliza. Debemos contar por ejemplo con el aire acondicionado, llantas de aleación, la pintura metalizada, etc… si no son de serie y se pagan como opción a la hora de adquirir el coche, ya que en caso de accidente si no están explícitamente asegurados, no los cubrirá el seguro. Algunas pólizas ofrecen hasta tres años de plazo, en el que nos pagan el 100% del valor del vehículo nuevo, en caso de siniestro total o robo. Coberturas como “inmovilización de vehículo”, “retirada de carnet” o “defensa de multas”, son cada vez más recomendables, como por supuesto, la asistencia en carretera desde el kilómetro 0. Si el precio de un buen seguro todo-riesgo nos resulta caro, siempre podemos abaratarlo concertando una franquicia, además de dividir el pago en semestres.
findeen.com